Loading...

[Recuerdos en algún futuro]

martes, diciembre 30, 2003

Gracias viejo 2003 ! Te extrañaré !

Mañana 31 de Diciembre no estaré aquí... En estos días no he dejado de pensar en la continuidad de mis emociones y las uniones que se crearon.. Sé que en el íntimo balance que me dejará este año, como en los anteriores, el foco estará puesto en lo que considero lo más valioso: mis Sentimientos y mi Palabra, ya que eso es lo que me define como Individuo.. y, el resto, son meros accesorios del ego ó herramientas para la mundana competencia de estos tiempos....

Y, entre toda esa plenitud de sensaciones, me quedo con un nombre de mujer que no pronunciaré.. lo dejaré atado a un sentimiento, discreto cómplice del silencio, algo que me dicta la mesura por todo lo bueno que hay en su recuerdo... porque ella es y será una inefable promesa.

Viví porque exploré con intensidad mis espacios internos y descubrí una sosegada Paz a pesar de su ausencia... coincido con lo que dice el Dalai Lama --gracias Yoko--:



"If We look at internal experiences the past is not longer there and the future has not yet come: there is only the present "



La Historia del Tiempo aún no se ha escrito, porque esta se redefine a sí misma pero, no sé si sea tan breve como lo plantea Stephen Hawking... en fin; como cualquier otro actor de este Teatro de los Sueños, haré mías las palabras de otros.. Esto es parte del Ciclo de la Vida, -- ¿ han escuchado esa canción del Rey León ? , buenaza Tim Rise !!! -; exactamente como aquello que confundían Los Inmortales de Borges... la memoria de los hechos podemos manejarla a nuestro antojo pero la Verdad siempre será una sola.. ¡ Maktub !

Gracias a Michel Acuña quién antes de emigrar a Australia me obsequió su libro "El Discurso del Método" de Descartes...una edición de 1979 de la Editorial Linotipo,,, lo compró en los libreros de la Avda. Grau... lo amarillento de sus páginas y la alquimia de nuestra amistad lo transformaron en un verdadero tesoro.. gracias flaco por compartirlo ! amigo mío, se extraña tu presencia y esos bien alturados laberintos de ensayos después de cada almuerzos.

De allí, del libro, extraeré algunos párrafos, para cerrar la lectura de este año...para no romper la cadena, cadena áurea la llamaba Homero; por el valor y respeto a todas esas afinidades y coincidencias tan ajenas al espacio,,, tan ajenas al tiempo...


En el año 1637, René Descartes decía que,,,

<<...El buen sentido es la cosa mejor distribuída en el mundo, pues cada cual piensa estar tan bien provisto de él que aún aquellos que son más difíciles de contentar en cualquier otra cosa, no suelen desear más del que tienen. No es verosímil que todos se equivoquen en eso, antes bien, eso acredita que la potencia de juzgar bien y distinguir lo verdadero de lo falso es por naturaleza igual entre todos los seres humanos, y, así, la diversidad de nuestras opiniones no viene de que unos sean más razonables que los demás, sino solamente que conducimos nuestros pensamientos por caminos diferentes y no consideramos las mismas cosas. En efecto no basta tener buen entendimiento, sino que lo principal es aplicarlo bien... ...Por consiguiente, no es mi propósito enseñar aquí el método que cada cuál deba seguir para conducir bien su razón, sino solamente hacer ver de qué modo traté de conducir la mía. Los que se lanzan a dar preceptos deben juzgarse más hábiles que aquellos a quienes los dan; y si fallan en lo más mínimo, merecen ser censurados por ello.... ...Me nutrí en las letras desde mi infancia, y puesto que me persuadían que mediante ellas se podía adquirir un conocimiento claro y seguro de todo lo que es útil para la vida, yo tenía fuerte deseo de aprenderlas. Más no bien hube terminado todo ese curso de estudios, al final del cual se suele ser recibido en el rango de los doctos, cambié enteramente de opinión. Pues me sentía entorpecido con tantas dudas y errores, que me parecía que, tratando de instruirme, lo único que había logrado era descubrir cada vez más mi ignorancia... ...Sin embargo,yo no dejaba de apreciar los ejercicios en que se ocupaban en las escuelas. Sabía que las lenguas que se aprenden en ellas son necesarias para la comprensión de los libros antiguos; que la gentileza de las fábulas despierta el espíritu; que las acciones memorables lo elevan y que, leídas con discreción, ayudan a formar el juicio; que la lectura de libros buenos es como una conversación con las gentes más probas de los siglos pasados, y aún una conversación estudiada, en la cual sólo nos descubren sus mejores pensamientos; que la elocuencia tiene fuerzas y bellezas incomparables; que la poesía tiene delicadezas y dulzuras muy seductoras y por último, que es bueno haberlas examinado todas, aún las más supersticiosas y las más falsas, con objeto de conocer su valor justo y abstenerse de ser engañados por ellas... ...Eso sin decir que las fábulas hacen imaginar como posibles varios acontecimientos que no lo son; y aún las historias más fieles, si no alteran ni aumentan el valor de las cosas para hacerlas más dignas de ser leídas, por lo menos omiten siempre las circunstancias más bajas y menos ilustres; de ahí que el resto no parezca tal como es, y que quienes rigen sus costumbres por los ejemplos que toman de esas historias, están expuestos a caer en las extravagancias de los paladines de nuestras novelas y a concebir designios superiores a sus fuerzas... ...Yo apreciaba mucho la elocuencia y estaba enamorado de la poesía pero pensaba que una y otra eran dones del espíritu más que frutos del estudio. Quienes tengan el razonamiento más fuerte y dirigen mejor sus pensamientos, a fin de hacerlos más claros e inteligibles, pueden convencer siempre mejor de lo que proponen aunque no hayan aprendido jamás la retórica. Y quienes tengan las invenciones más agradables y las sepan expresar con mayor ornato y dulzura, no dejarán de ser los mejores poetas aunque les sea desconocida el arte poética... ...Por esto es por lo que, no bien la edad me permitió salir de la sumisión de mis preceptores, abandoné por completo el estudio de las letras. Y, habiendo resuelto no buscar otra ciencia que la que se pudiera hallar en mí mismo o bien en el Gran Libro del Mundo, empleé el resto de mi juventud en viajar, en ver cortes y ejércitos, en frecuentar personas de diversos humores y condiciones, en recoger diversas experiencias, en ponerme a prueba a mí mismo en los casos que la fortuna me ponía delante y, en todas las ocasiones, hacer sobre las cosas que se presentaban una reflexión tal que de ellas pudiera sacar algún provecho. Pues me parecía que en los razonamientos que cada cual hace sobre los asuntos que le importan, y cuyo resultado ha de castigarlo sin tardar mucho si ha juzgado mal, podía encontrar yo mucha más verdad que en lo que hace un hombre de letras en su gabinete, sobre las especulaciones que no producen efecto alguno y que no tienen otra consecuencia sino, tal vez, que sacará de ellas tanta más vanidad cuanto más alejadas estén del sentido común, puesto que habrá debido emplear tanto más espíritu y artificio para tratar de hacerlas verosímiles. Y yo sentía siempre un vivo deseo de aprender a distinguir lo verdadero de lo falso, para ser claro en mis acciones y caminar con seguridad en esta vida... ...Pero, después de haber invertido algunos años en estudiar así en el Libro del Mundo, y de tratar de adquirir alguna experiencia, un día tome la resolución de estudiar también en mí mismo y emplear todas las fuerzas de mi espíritu en elegir los caminos que yo debía seguir. Lo cual me salió mucho mejor --me parece-- que si nunca me hubiera alejado.... de mi país.... ni de mis libros..... >>

lunes, diciembre 29, 2003

Lo que es la Navidad... creo...

He regresado. Después de casi dos semanas vuelvo a un espacio todavía incierto.. animado por el ambiente de Navidad.

Confieso que, en lo particular, estas fechas me llenan más de nostalgia que de alegría; quizá coincidamos en que existe un denominador común por la sensación de COMPARTIR, ya sea porque sincronizamos muchas de nuestras emociones y/o reflexionamos acerca de lo que nos deja y se lleva la vida... también por aquello que sabemos que hacemos pero también por lo que hemos dejado de hacer... por nuestras inconsecuencias y el daño que pudieramos haber hecho.

Los sentimientos y pensamientos de estos días son los mismos que nos acompañan a lo largo del año, sin embargo, el detalle que le da especial significado a estas fechas es que todos nos unimos en torno a un amplio y único mensaje, que se "respira" en el ambiente... son esos momentos en que vemos nuestros días en perspectiva y nos preguntamos -o cuestionamos- si en nuestros actos hemos tratado de dar lo mejor de nosotros, si nos comprometimos a intentarlo con total honestidad.

Creo que ese es el espíritu de la Navidad, explorar hacia dentro, apostando siempre por la Verdad y por esas ganas de Compartir nuestras Emociones, Sueños e Ideales, porque tan sólo de ellos extraemos la fortaleza necesaria para renovar cada cosa buena que aún existe y, reafirmar con actitud positiva, esa transparencia que anda medio perdida y que debería ser permanente en cualquier época del año,,,,, en cada acto de nuestra vida.

¡ FELIZ NAVIDAD ! ... 'cause it's just a never ending history..

Pd: ah... recién regreso porque el panetón que me invitaron el 24 tenía cositas verdes y pensé que era fruta confitada... en realidad había estado vencido... ¡ Plop !

martes, diciembre 16, 2003

Viernes 15 Agosto de 2003

Esto lo escribí en prosa, no me preocupó el verso; lo anoté mientras caminaba, desanimado por no poder sacar esa fuerza que anulaba este grisáceo pero prometedor día de Invierno, en los cuáles siempre respiro alivio en cada garúa! No hay nada como sentir las gotas de lluvia, inundando cada poro de mi rostro ..!

Hoy es un típico día de invierno limeño.
Cielo totalmente gris,,, neblina baja
que confunde y esconde las formas.

Una lluvia tenue pero persistente
que cae desde anoche...
es la misma lluvia que
lavará toda esa maldad,
-gracias Spinetta-.

Calles mojadas y charcos
que obligan a medir cada paso,
en un vano intento, -siempre-,
por evitar una reflexiva indecisión.

El frío que se agrava por la humedad
y que entumece el alma... ó..
el aliento que se condensa en cada exhalación.
Que juega a recordarnos lo efímero
y volátil de las cosas;
el calor de mi cuerpo, fundiéndose,
con cada uno de estos elementos,
en cada una de mis prosas.

Sí, me encantan estos días...
los espero como un rito incompleto...
plagado de ausencia, de todos estos años;
de algo -- ó de alguien --
que llene este espacio
que es todo mi Universo...

Yo te conozco.... eres el mismo viejo día
de un invierno limeño

lunes, diciembre 15, 2003

From the begining...

No sabía que texto usar para inaugurar este espacio. Revisé entre mi desorden y encontré algo que hice hace un año y que me dejó una profunda sensación..

a Jacqueline Saburrido
December 12, 2002
Dallas,Texas

Era Ella. Sí. Y despertó confundida entre su presente y pasado, como perdida en un amanecer Kafkiano, temerosamente postrada decidió no levantarse. Miró hacia arriba y se sintió herida por aquella gélida luz, casi cautiva y mucho más tensa que fría de los grises ventanales. Envuelta en una simetría cada vez más lejana, volvió a los soleados días de Junio, cuando de espaldas al infinito Mar, confabulaba su risa con el viento, rendida a sus caprichos,,, a sus noches,,, consagrada a los juegos de Neptuno. Ahora; ella sola, debía descifrar el otro propósito.

No fué un accidente. Fueron dos los eventos. El primero la convirtió en sobreviviente para dar Fé al cumplimiento de un extraño designio de los dioses. El otro, es la tragedia que me aturde y llenará mis futuros recuerdos, revelándose a mi entendimiento como un Aleph, el punto que concentra las vivencias de mi Universo.

Siempre lejana, la imagino abrazada entre caricias de su padre; lleno él de la eternidad de su pequeña, de su tierna imagen. Para él no es una desvalida criatura, porque sigue libre y digna; como lo fué siempre para sus ojos. Ahora sé que ambos pertenecen a esa rara estirpe de supervivientes, los que renuevan el ciclo de la vida unidos por lo más grande que existe en esta Tierra... A su lado, Ella Es el Amor..