Loading...

[Recuerdos en algún futuro]

viernes, setiembre 24, 2004

Fragilidad

La primera vez que ví a Frágil fué en un concierto del Campo de Marte. Por esos años ellos eran "full cover" de Yes, Génesis y otros grupos... de aquella vez, recuerdo con mucha gracia la entrada al escenario de Dulude disfrazado con un traje de Arlequín.. el grupo ya había empezado a tocar y cuando le llegó el momento de cantar jalo el micrófono ímpetuosamente, con mucha seguridad y empezó a cantar,,, el problema es que nadie lo escuchaba hasta que todos reparamos que, en su vehemencia, el cable coaxial se había zafado y solo tenía el micro en sus manos... su reacción fué de lo mejor... miró rápidamente debajo del micro y luego miró al público y se quedó pensando como si algo faltara... todos lo celebramos!

Hablar del grupo Frágil es referenciar un ícono, no sólo por lo que su música progresiva representa sino porque es los grupos que se mantienen fiel a su esencia y sin más compromiso que hacer lo que siempre hicieron desde la época de barrio y del colegio... aunque, individualmente cada uno haya labrado su propio camino y no necesariamente paralelos, lo cierto es que puedo decir que son toda una institución del buen rock nacional.!

Hoy se presentan a las 9:30pm en Barranco, apoyando la inauguración del pub de un amigo de ellos, que ingeniosamente lo ha llamado "Bar Retro Tull" (por el grupo Jhetro Tull), este queda en la Avda. 28 de Julio 205, (espalda de la Biblioteca Municipal, la que está en el parque ... la entrada está S/ 15.00 --felizmente tengo mi invitación así que con eso me compraré un Bayley's-- .

Pero al margen de estas cosas, la palabra frágil también me hace asociar casi de inmediato ese rótulo que encontramos en los embalajes, palabra que nos hace pensar que lo que allí se guarda o transporta debe ser manejado con mucho cuidado y que alrededor de toda esa mercadería hay un segmento importante de la industria del transporte...


También acabo de recordar esa hermosa canción de Sting, "Fragile", que nos habla de la otra fragilidad... la de nuestra condición humana y... es que no hay rótulo que valga para detener a aquellos que suelen dañar lo que de veras tiene importancia, lo que se expone sin reparar en la nobleza de nuestra entrega y que a pesar de los riesgos, cuando se está más allá del bien y del mal, se descubre que ya no hay lugar para los prejuicios ni los temores, fantasmas de irrealidad que siempre retrocederán ante la fuerza de la esencia, lo mejor que tiene cada individuo, todo lo que das aún a sabiendas que te pueden partir por la mitad.



Y es que este cuerpo no es más que el pretexto para la existencia de nuestra alma y su libertad.

No hay comentarios.: