Loading...

[Recuerdos en algún futuro]

miércoles, diciembre 22, 2004

Sobre la agresión

Vivir en una ciudad tiene un costo porque constantemente somos agredidos por el ambiente que nos circunda y esta se manifiesta de las más variadas formas, por más que sea una agresión civilizada, ja ! ; ya ni siquiera en cama estamos a salvo. Nos hemos acostumbrado a que las primeras luces del alba vengan entremezcladas con el ruido del vecindario: La cornetita del panadero, las alarmas de los carros, los despertadores , el volumen de la TV o la radio, los gritos destemplados de alguna gente a las que le gana el apuro de los deberes y esas ondas invisibles de radio-frecuencias cuyo campo electromagnético nos atraviesan de lado a lado. El ruido y sus invisibles formas han pasado a ser parte de nuestro acervo cultural tanto que para algunos el silencio es incómodo y hasta ofensivo; el ruido en general ha trastocado el equilibrio de los elementos porque no sólo el ruido es audible, hay ruido térmico, en el espectro visible, en los campos electromagnéticos y hasta en nuestro mundo interior.... el ruido es distorsión de las armonías y equilibrios... por eso hay gente ruidosa y RUINdosa.

Yendo más allá de eso, pensaba también que el Caos tiene su propia belleza tán solo por el hecho de ser antítesis del Orden... cuestión de paralelismo... lo mismo sería aplicable al día sin la noche, a la plenitud sin la ausencia o a todas esas sublimes abstracciones que nos elevan de los abismos de esta Divina Comedia... ¿ acaso no hay cierta fascinación al imaginarnos la timidez del lado obscuro de la Luna, siempre opaca y lejana, que la hacen brillante en acertijos y encrucijadas en contraposición a la plateada faz de su opuesta cara ?

Pero estas consideraciones son un tanto etéreas, son palabras, puras palabras de un vano oficio -como dice Iván Thays en su programa- y es que hay muchas cosas que van perdiendo su ejercicio pero felizmente no su fin, que como toda idea, escapa a la depreciación del uso y la distancia.

Ayer me comentaron acerca de un blog cuyo único (des)propósito es una de esas formas de agresión, lo leí y me dió lástima la inutilidad de su esfuerzo tanto como la inconsciencia de sus vacíos pero, allí nomás miré a mi compañero de al lado, un tipo noble y risueño y le dije: Oye Jorge.. tu apellido es una contradicción, eh ! : Ágreda. Nunca te has puesto a pensar que una entonación inapropiada además de una coma medianera, entre tu nombre y apellido, haría parecerse a una imperiosa directiva ?... ¡ Jorge, agreda ! ja,ja .... allí nos pusimos a jugar con frases y nombres....

Ya en el plano académico siempre estuve un desacuerdo con los conductistas porque rechazaban que muchos rasgos de la conducta son innatos a las especies más que aprendidos o condicionados por la experiencia ó la influencia del medio y, eso es porque la técnica consistía en aislar y modificar patrones individuales o grupales pero siempre privados de su ambiente "natural"... eso no significa que rechace por completo su validez, sólo cuestiono el orden de precedencia del método desde un punto de vista epistemológico.

Es anecdótica la entrevista con la psicóloga que me renovaría mi licencia de conducir porque luego de los test hablé de lo absurdo que resultan ellos cuando se trata de establecer caracteres individuales porque lo único que miden y con incertidumbre, son tendencias muy genéricas influenciadas por la propia interpretación del investigador.... hablamos tanto que nos hicimos patas por un tiempo y lo que me hizo reir fué que aceptó la exposición que hay en estos temas en cuanto a manipulación de los resultados.

Y es que siempre pensé que lo válido debe ser ante todo, la observación de los patrones a nivel de especie y luego pasar a los individuos... esa es la propuesta de la etología, el estudio del carácter basado en que hay conductas distintivas que pertenecen a lo innato, fijado a nivel de especie, algo ligado a nuestra evolución como lo es la agresión. Entre los fundadores de la etología podrían considerarse a Darwin y a Lorenz quienes en resumidas cuentas nos plantearon que para explicar un rasgo de conducta instintiva es importante establecer que valor de supervivencia tiene para los genes codificar esa conducta de tal modo que formen parte de la herencia a nivel de especie. Por eso mencionaba en mi nota Aun no somos Humanos, la característica animal de la guerra...y mi post de hoy es intentar plasmar mi explicación de lo que creo es el fundamento de la agresión considerando lo que nos plantea la psicología evolutiva y eso no sirve ni de panacea ni nada en la aplicación práctica.... lo hago porque luego me releeré para corregirme como siempre , porque simplemente quiero escribir lo que pasa por mi cabeza,, nada más... porque recahzo la idea de algunas mentes privilegiadamaente desquiciadas que han intentado justificar la inmoralidad con la falacia del Darwinismo Social, que afirma que la desigualdad socio-economica es tan "natural y selectiva" como la supervivencia de los más aptos en la evolución de las especies y, con esto hay que tener muchísimo cuidado porque es parte de esa estrategia a largo plazo llamada globalización.

Y es que en las siguientes décadas veremos a varios gobiernos coludidos con intereses tales como la biotecnología y las prerrogativas tomadas en nombre de la "Libertad y los DD.HH".... pero no de TODOS, hablando como especie sino de una selección técnica manipulada con fines muy específicos de supervivencia a nivel de grupos o clases.

Resulta muy aleccionador leer a Lorenz quién habló muchísimo sobre la agresión, describiendo patrones de conducta agresiva en muchas especies de animales y aportando luego un diagnóstico de los problemas humanos derivados de esas tendencias agresivas innatas.

Para enfocar este asunto, la etología no se encarga de ver todo lo que parezca agresivo sino solamente se dedica a las luchas y amenazas que se dan entre miembros de una misma especie privilegiando el sentido de grupo. Resulta interesante como es que sus conclusiones se pueden extender a casi toda clase de especies, algunos actúan agresivamente para proteger su territorio y sus áreas disponibles, o la agresión entre machos para garantizar que los más fuertes dejen descendencia y en esa herencia está garantizada la supervivencia o simplemente establecer la "ley del mas fuerte" para establecer jerarquías de precedencia en función y beneficio de la comunidad animal.

Hasta allí cómo que todo encaja razonablemente, sobre todo porque esa agresión dentro de los animales de una misma especie esta limitada y regulada de tal manera que en la naturaleza es muy díficil encontrar que un animal caiga muerto o herido por los miembros de su misma especie...si vemos Animal Planet o Discovery Channel esto se refuerza porque lo que vemos por lucha se reduce mas a amenazas y persecuciones antes que a un combate físico, así que lo que vemos es una especie de ritualización de la lucha como un mecanismo de liberación y a la vez de inhibidor de formas más violentas de agresión, en otras palabras, la agresión es un impulso innato y que esta tiene sus propios métodos de descarga.

Bueno... hasta aquí encajaba todo bien, salvo el pequeño detalle que aunque eso es aplicable a todas las especies animales con respecto al género humano, a la orgullosa especie "homo sapiens", que es la única especie que consiente la masacre de su propia especie y aquí sí es dónde creo que debería entrar a tallar el conductismo.

"Sapiens" ? Nuestra agresión, como rasgo instintivo, no ha evolucionado desde la época de las cavernas, lo que ha variado solo son los instrumentos y las técnicas que extienden esa agresión irracional porque curiosamente la agresión humana más destructiva no es la que se da a nivel de individuos sino la que se da entre grupos, comunidades, etnias, culturas o naciones.

El tiempo se acaba. Para escribir esto pero no para reflexionar como especie. Estamos en una etapa donde hemos trastocado la selección natural por la selección técnica y con ello el equilibrio biológico, estamos pasando el umbral de los dioses y sin embargo aún no somos capacer de controlar nuestra capacidad de agresión y su inhibición.

¿ Si la agresión es un impulso innato y desencadenable por diferentes estímulos, entonces estamos condenados a sobrevivir inmersos en ella ?

La respuesta tiene que venir antecedida de la esperanza en que en la medida que reconozcamos nuestra naturaleza agresiva, tanto individual como colectiva aprenderemos a dar los pasos correctos y a canalizar esa agresión destructiva y transformarla para emplearla como una fuente de energía creativa, auto-control y convencimiento que podemos llegar hasta la sublimación mediante la reconducción de nuestra agresividad para sustituir objetos de una manera inofensiva.... y lo que plantea Querol retoma algo que ya existía planteado desde mucho tiempo atrás.... el arte es en muchos casos una cristalización de esa reconversión o reciclaje de la agresividad.... en mi caso creo que espacios como la música, los deportes y la escritura son formas a través de las cuáles aprendí a canalizar toda mi agresión instintiva así como reactiva... así que cuando escribo intento pelearme con los adjetivos privilegiando los verbos y sustantivos.

Nuestra agresión es ante todo porque seguimos siendo básicamente unos animales y quizá ahora que las investigaciones hechas en la universidad de Zurich dónde con el empleo de un scánner de emisión de positrones han logrado identificar la región del cerebro dónde se producirían estos arranques, la llamada admígdala cerebral, quizá en unos años la puedan extirpar al igual que la admígdala de la garganta ! .. es una broma -solo lo de extirpar-.

Cuando hay agresividad lo más dificil de ejercer son las formas del silencio, ese muro que se levanta ante las palabras que ofenden o hieren... mmm.. lo que importa es aquello que hiere porque son dirigidas a golpear allí dónde más duele pero, únicamente porque provienen de las personas que amas, ese dolor no deja marcas visibles pero, tienen el poder de fragmentar el alma y hacerla añicos, sean dichas frente a frente ó a tus espaldas.. el tiempo y la distancia se convierten entonces en dedicados obreros que van construyendo lentamente un muro de silencio, con bloques de recuerdos y, de argamasa, añoranzas y nostalgia... ¿ Quién queda fuera y Quién dentro ? No lo sé pero es la nobleza y los sentimientos quiénes al final siempre acaban perdiendo.

Hoy en la noche saliendo de Crisol justificaré un chocolatito en medio del parque y allí dejaré que Nito y Charly me griten su himno "Rasguña las piedras".... claro pues ! después de lo que pasé en ese primer down hill nada queda sin conexión ..! ja,ja,ja,ja...

Time out !

No hay comentarios.: