Loading...

[Recuerdos en algún futuro]

lunes, abril 12, 2004

Pariaqaqa : Hoja de Ruta Parte 1

Toma aérea del Adoratorio del Pariaqaqa a 4,800 m.s.n.m. Huarochirí, Lima. A la izq., hay una tenue linea sinuosa, ese el caminito de llegada


Miercoles 7; 8:37pm : Estoy frente al edificio de La Positiva, busco gente con mochila y en el teléfono público del cruce de Javier Prado y Frco. Masías veo un tipo con aspecto de viajero. Nos acercamos y como adivinando decimos : ¿ Vas con Bruno ?? Así conocí a Walter Lajo, andinista renombrado... media hora después se acerca Juan, un trekker que conocí en la salida a Cantamarca y nos pasa la voz que el carro estaba a una cuadra, estacionado frente a un parque. Allí estaba Bruno y Samuel... luego llegaría Jorge y, al último, cerca de las 9:20pm, Rocío.... en esa hora de espera, por esas casualidades , pasaron a mi lado 2 buenos amigos con los cuales trabajara hace un tiempo... se quedaron como media hora a mi lado conversando acerca de los detalles del viaje..

Partimos como a las 9:45pm, la combi 4WD fué alquilada expresamente para esto y dado que éramos 7 pues íbamos muy cómodos. Salimos con rumbo a San Mateo de Huanchor. Allí llegamos cerca a la medianoche y decidimos pernoctar en un terreno improvisado como cochera que provee también de un salón para sus ocasionales "huéspedes"..o sea... tiramos piso ! Todos sacaron sus sleeping bag's pero a mi me dió flojera así que sólo tomé lo que estaba fuera de mi mochila.. una cubierta plástica que desplegué en el piso de cemento y allí me eché... humm.. a 3,000 msnm hace un poco de frío pero nada que no pudiera soportar con todo el abrigo que tenía puesto... mi casaca montañera de triple capa de Columbia Sportwear (que tal publicidad !) me mantenía ligeramente caliente....

Jueves 8, 6:00am : Me levanté para ir al baño...o sea, hice pichi a la vuelta de la cochera, al lado del muro perimetral.. como estábamos en la misma Carretera Central la actividad vehicular era fluída... tomamos desayuno y a las 7:30am subimos al carro pero no pudimos avanzar mucho porque se produjo un atolladero de casi media hora... como siempre los limeños de toda condición social y sus autos empezaron a hacer doble y hasta triple fila para avanzar... que odiosos.. era la réplica del caos urbano en Jueves santo ! ,,,estos tipos, los que manejaban esos agresivos coches rellenos de esa gente citadina, representan la manada que sale despavorida pisoteando todo lo que encuentran a su paso... ¿Cómo se les ocurría hacer doble fila en una autopista que es de doble sentido y cuyo tránsito es dominado por los buses de transporte público interprovincial y los pesados camiones de carga ??? ¡ Qué estúpidos ! Qué ignorancia tan aberrante es no demostrar tener un poquito de sentido común...!

Felizmente no estábamos lejos del desvío que nos alejaría de la C.C.,,, justo antes de llegar a la entrada a Río Blanco, en la curvita previa, doblamos hacia la derecha por una trocha en la que nunca había reparado... después de una hora y media de subida por ese camino llegamos a la represa de Yuracmayo ! Su espejo de agua , de casi 8 km de largo me dejó boquiabierto ... era inmensa... y pensar que gran parte del agua que bebe Lima proviene de allí... eso me trajo a acolación el escándaloso problema que se ha generado por la pérdida de la financiacion japonesa del proyecto Marca II, el transvase de aguas de otras lagunas andinas era justo para alimentar esa represa...! Increíble que toda esa agua no pueda abastecer a futuro la demanda de una ciudad !

Una hora más de viaje y llegamos a un abra que no tiene marcas ni referencias. Bajamos y el altímetro marcaba 4970 msnm. Bruno y Walter me animan a subir a una pronunciada cresta... pensé, fácil ! ... eran como 100 metros,,, querían pasar los 5,000 msnm !!! ja,ja,ja.. locos... los seguí con la cámara... el suelo era muy húmedo y suelto... había mucha escarcha.. y mis botas Merrel estaban hechas un asco... ascendí hasta la mitad y allí me quedé ...para mí fué suficiente... sentí que ya había pasado los 5,000 .. y honestamente porque mi corazón lo sentía palpitar desbocadamente a la altura de mis orejas y mi respiración era jadeante en extremo... la corriente sanguínea de mi cabeza me hacía una enorme presión sobre las sienes... parecía que iba explotar... les pasé la cámara y ellos siguieron como si nada... claro pues.. y que esperaban,,, Bruno y Walter son de los pocos peruanos que suben y bajan del Huascarán y se pasean como por su casa por la Cordillera Blanca y Raura... yo descansé unos 15 minutos viendo las cumbres nevadas de la Cordillera Central ,,allí estaban los glaciares del Vicuñita, Norma, Paccha, etc...todos los picos eran blancos y relucientes,,,que más podía esperar,,estaba en un abra,, el paso más alto en el que un camino cualquiera pasa por entre una cordillera y yo estaba justo donde se dividían las vertientes de las aguas... a un lado la cuenca del Pacífico y de la otra,,, hummm... no todas irán hacia la del Atlántico porque, asombrosamente,cuencas como la del río Mala y Cañete, hacen una especie de "U" desde el lado oriental...

Bajé antes que Bruno y Walter (ja,ja,ja)...los 4 de abajo me miraban raramente..creo que fué porque intentaba bajar como quién "salta mundo" pero hasta eso agitaba,,,! a esa altura sólo hay 50% de oxígeno en el aire.

Arrancamos la combi y comenzó la bajada,,, los deshielos del nevado Vicuñita formaban una laguna turquesa que reflejaba los colores del cielo y las sombras de las paredes rocosas aledañas,,,hacia lo lejos, se apreciaba el verde valle y los bofedales que se forman por los pequeños torrentes que descargan las aguas...más adelante, esas corrientes se juntarán y pasarán a ser tributarios de otros afluentes que bajan presurosos de otras tantas quebradas.. como buscándose unos a otros para unirse y recorrer juntos la tierra hasta el final....

Dos horas más de camino por esa pista bien afirmada que ni se siente, aunque, los precipicios y quebradas estaban a un lado y otro del camino, la pericia del piloto daba mucha confianza... sabía su oficio,, eso es algo que uno no tarda en notar.,,así, en descenso contínuo, llegamos a un portal de un llamativo color celeste: <<>> decía la inscripción en letras blancas. El pueblito queda poco menos que a un kilómetro de allí y no eran mas de 2 manzanas a la redonda. Nos tomamos unas fotos e inmediatamente tratamos de conectar a un par de arrieros para que llevaran algo de las cosas... tardamos como una hora buscando que conseguir un par de burritos y nada !... finalmente dos muchachos de la zona se animaron a ser porteadores por 30 soles cada uno y es que había que caminar alrededor de 7 km de los cuáles más de la mitad era ascender casi 900 metros. Cuando ví las alturas a las cuáles debíamos llegar estando ya a 3,600 msnm y lo empinado de la gradiente decidí que también llevaran mi mochila... cargar 15 kgrs. en esta primera etapa, que consistía llegar al pueblo de Huachipampa me hubiese desgastado..así que preferí pagar y ahorrar mis energías. Eran 1:30pm y empezamos la subida, Bruno, el guía nos indicó que pararíamos cada hora.

Fué imposible hacer un caminata contínua. Yo que considero que tengo cierto físico para estas jornadas , sin llevar peso, estaba muy fatigado y eso que llevaba un paso lento... veía como el resto también sufría los estragos de la ascensión..era extenuante... llegó la primera parada, 10' de break y a seguir. La otra hora se hacía interminable pero nos distrajo y alivió mucho pasar por un extenso bosque de quiñuales.... árboles de troncos retorcidos, de hojas color verde muy obscuro que le daban un aspecto placenteramente tétrico,,,algo muy raro.. como si te invitara a descansar durante el día pero a huir de noche... los porteadores nos dijeron que en ese hábitat se pueden encontrar pumas, lugar hasta donde han llegado buscando un refugio seguro, protegidos del avance del hombre.... Acabando el bosque, volvimos a parar otros 10' .. todavía no llegábamos al paso pero este ya se divisaba como a dos kilómetros....otra hora más y ya estábamos cerca al paso....vino una sensación de alivio...ya eran cerca de las 4:30pm y estábamos un poco más que a mitad de camino y la tarde empezaba a cerrarse... reiniciamos y llegamos por fin al ansiado "paso" y vimos a lo lejos perderse en la perspectiva del valle y los humedales, el camino descendente por dónde debíamos pasar para llegar al caserío de Huachipampa... que no se divisaba en el horizonte porque el valle hacía un pronunciado giro hacia la izquierda...pensé que en una hora más llegaríamos... eran un poco más de las 5:00pm ..a las 6:30 pm ya estaríamos con certeza en el pueblito...

7:00pm y ya todo está obscuro... no hay Luna y no se distinguen más que sombras.. nos agrupamos y con las linternas de cabeza comenzamos a intuir un camino que nadie conocía pero que estaba allí, en las empinadas laderas, marcado confusamente por un sendero lleno de piedras que alternadamente se abrían o bifurcaban en otros más pequeños en dirección hacia el centro del valle... allí dónde sabíamos estaban los bofedales...

Para esto, ya los porteadores habían llegado al lugar y muy acertadamente se consiguieron una linterna y empezaron a hacernos señales desde la obscuridad de la noche... ese punto de luz lejana se convirtió en un objetivo y decidimos ir en línea recta hacia esa referencia atravesando los humedales... así llegamos...aparte de agotados, todos mojados de los pies, porque era imposible atravesar el centro del valle sin evitar pisar esos charcos de agua ocultos por los pastizales de esas alturas,,,y es que a esas "alturas" uno pierde cuidado con pequeños detalles como no mojarse ni ensuciarse.

Conversaron con la maestra de la escuelita estatal, Doris, una chica de no más de 28 años, oriunda de Matucana y gentilmente nos propocionó albergue en el comedor estudiantil,,, obviamente le dimos pena,,,,, era un galpón con su clásico techo de eternit y sin piso, es decir, suelo afirmado pero con una especie de procenio de tabladillas de madera que serviría de plató para algunas ceremonias...era de unos 6mts x 3mts ... nos pareció un lugar perfecto para descansar a pesar del intenso frío... estábamos a 4,500 msnm... en una hora más empezó una torrencial lluvia cuya intensidad amenazaba con tirarse abajo el techo.. el agua discurría como regadera por los alerones y algo de ella caía sobre las canaletas inferiores que inútilmente trataba de canalizar el torrente.... era imposible salir del sitio... armé mi carpita en el suelo, saqué mis cosas,,, preparé todo para dormir no sin antes beber algo caliente que parte del grupo había preparado.... una infusión de mate de coca y menta, unos panes, galletas, queso y hot-dog y luego cada uno al "sobre" para reparar en algo el desgaste del día..eran 9:00pm y parecía muchísimo más tarde...

Viernes 9: 6:30am : Dormí bien porque, para estos viajes largos, suelo llevar la colchoneta verde de Piolín ! como es inflable la uso como colchón en vez del acostumbrado 'insulate'...con eso si que puedo conciliar el sueño... al levantarnos..yo me sentía más o menos bien,,,estaba algo adolorido pero mi esfuerzo había sido leve en comparación con los que cargaron su mochila todo el trayecto ..ese esfuerzo se notaba en los rostros... allí decidimos que la segunda parte del trayecto, la más larga y fatigante, la haríamos sin llevar cosas, salvo una mochila de ataque. Desde allí, Huachipampa, hasta el nevado del Pariaqaqa nos tomaría 10 horas de caminata (ida y vuelta) tan sólo sin llevar peso... además, ya habíamos notado que el clima estaba malo e inestable como para arriesgarse a acampar en las faldas del nevado... eso nos dolió porque significaba que sólo tendríamos un time-frame de 1 ó 2 horas para recorrer todo el santuario y eso era muy poco puesto que lo normal es contar por lo menos con 4 ó 5 horas para hacer el recorrido.

Salimos mas tarde de lo previsto. 9:00am. Tendríamos que marcar un paso rápido. Había que recorrer un poco más de 14 km entre subidas y bajadas hasta llegar a los 4,800 msnm. El camino se hizo largo y pesado. Cada cuesta se hacía más y más despacio sortearla porque en el horizonte se veían tan sólo cumbres que, aunque cercanas, sabíamos que significaban mucho esfuerzo coronarlas..después de 4.5hrs de camino, a eso de la 1:50pm llegamos a una cumbre que nos reveló al otro lado, la maravillosa y sacralizada laguna de Mullococha y su famosa islita central... fué, engañosamente, como un signo de haber llegado a nuestro destino porque aún debíamos bordear el camino inca que corre paralelo como a 200 mts del espejo de agua.. eso nos tomaría una hora más de caminata.. seguimos.

A medida que avanzabamos comencé a darme cuenta de la importancia del lugar... el camino pre-inca estaba allí, bajo mis pies, exquisitamente sostenido por los terraplenes que afirmaban su base...también se dejaban ver enormes rocas que en sus puntas aparecían talladas, por la acción del hombre, las cumbres gemelas del antiguo Apu y otras que también rendían culto a sus cinco hermanos, los semi-dioses que lo ayudaron a derrotar a su enemigo, Huayllao Carhuincho, hoy atrapado en medio de la laguna y convertido en piedra..en isla.

A media hora, de caminata aparece la imponente pared sur del nevado Pariaqaqa y en sus faldas, dos cascadas de agua blanquísima cuyos chorrillos van a parar a las celestes aguas de la laguna... era tal como la había visto en las fotos que tomara Pocho en Andares pero la sensación era distinta,,, era una mezcla de paz y alegría,,,era una fusión de armonías de los elementos mas diversos,,, del cielo,, del agua,, de la tierra,,, unidos a miles y miles de recuerdos, de otras épocas , obras y sueños de antiguos hombres... de los que aportaron el fuego en esa pasión de concretar aquello en lo que creen... sentí además, mucho, muchísimo respeto,,,, estaba expandiéndome en mis silencios y en mis pensamientos... imaginaba que fuerzas habrían motivado a aquellos hombres a realizar titánico esfuerzo...a cargar y labrar la dura piedra a mano limpia, fundiendo roca y piel... alquimia hoy perdida pero que sobrevive en esas obras que conjugan plenamente con el entorno, donde se nota que cada piedra responde a un sólo y elevado propósito...era ..es.. un entorno balanceado por la belleza natural y el respeto del accionar del hombre, una perfecta simbiosis que se adelantó y trasciende a los parámetros modernos porque efectivamente, parece que hubo una especie de intervención divina en todo ese lugar...

Cuando llego al pie de las cascadas el sitio me sigue subyugando. A esos 4,800 msnm el lugar se siente cálido a pesar del frío viento que surca mi rostro... se respira silencio,,,se siente la paz... las inmensas y descomunales rocas alisadas por el retroceso del milenario glaciar, parecen cortinas pétreas que aligeran el ambiente porque la luz se difracta en sus finas y húmedas superficies...sigo el camino, en este tramo bajo, constrasta el desorden de las piedras, efectivamente, parece haberse librado por segmentos, alguna especie de batalla y luego, más adelante, al comenzar a atravesar los riachuelos producidos por el deshielo del glaciar, vuelve la homogeneidad del lugar, una inquietante serenidad, como si la victoria -o la derrota- hubiese quedado alla atrás..... atravieso dos pequeños pero sólidos puentecillos de piedra,,,estas rocas son inmensas y se nota que han sido apiñadas con estética, con sumo cuidado... los pasos más grandes estaban completamente alineados y a nivel ...calculé que cualquiera de esas rocas pesaría por lo menos 400 o 500 kgrs... Seguí avanzando y empecé a notar algo mucho más sorprendente... que esos ingenieros pre-incas habían aprovechado cada forma ó elemento rocoso para integrarlo a su proyecto... era espléndido y fascinante comprobar como se ajustaban las obras y la concepción de ese lugar de adoración, a la naturaleza del entorno y no al revés...estos tipos se adelantaron a las corrientes arquitectónicas actuales que impulsan la armonía y respeto por la simetría con el ambiente circundante ... en este punto ya no es increíble que todo haya sido hecho a mano y piedra.... hay más que un compromiso o voluntades... hay una fuerza inexplicable que obliga a callar...

Subí por varios peldaños..eran secciones no muy extensas porque se ajustaban a las caprichosas formas pétreas que ya no dejaban nada para la imaginación porque su funcionalidad ya había sido explotada... un paso entre dos grandes bloques de piedra había servido como corredor para una escalera,,, a una pequeña caída de agua le habían formado una especie de abrevadero y en una roca cercana, había sido moldeada un asiento a modo de descanso... mas allá, después de ascender otros peldaños se llegaba a una enorme piedra, casi plana, que servía también de obligado descanso para otra sección de peldaños posteriores y, muchas piedras habían sido puestas para marcar ese descanso y a la vez indicar la continuidad de la escalera, como simulando una baranda pétrea...y así segui ascendiendo, con la enorme laguna bajo mis ojos... estaba extasiado,,esto no parecía un mito ni una leyenda lejana recogida de la cosmovisíón andina... era más como un escenario, de una obra milenaria que aún se sigue ejecutando ... no sé pero allí allí habían muchísimas cosas representadas, detalles dignos de un extenso inventario... Juan que venía detrás de mí, subiendo por un tramo más elevado me dijo <<>> le dije: ya voy .. aún me faltaba llegar a los 1,500 peldaños que estaban 400 mts más arriba... le dije un rato... desplegué mi fiel trípode para tomarme unas fotos con el fondo de la laguna y los otros nevados, los hermanos de Pariaqaqa... hice varias tomas... me senté un rato sobre una enorme y larga roca que parecía un chaise-long..--eso aluciné porque la sentía ligeramente cómoda y tibia--, giré me eché sobre ella en posición cúbito ventral para tener toda esa vista en mi horizonte... sentí una calidez tremenda viendo los colores del cielo en la laguna y los picos nevados... escuchando el tenue ruido de la cascada allí me dormí.....

Ofrenda labrada en piedra, rindiendo culto a los Apus del horizonte


Que raro...recuerdo que me despertó un temblor corporal ..me dolía un poco la rodilla,,,, hasta ahora no sé cuanto tiempo me quedé "seco" pero algo me dijo.. <<...hasta aquí llegaste compadre...guarda tus fuerzas para el regreso...>> miré hacia abajo y observé que Jorge y Samuel se habían quedado sentados un poco antes de cruzar los puentecillos... me hicieron señales..comencé a bajar... cuando me aproximé a ellos oía por la radio la voz de Bruno que nos indicaba que ya comenzáramos a bajar....eran las 3:00pm... sentí una leve pena... no había podido llegar a Escalerayoc ni a la cueva de Cuchimachay con sus pinturas rupestres.. acepto sé que me faltó algo de energía pero no fuerzas,,, es que me tomé mi tiempo en descifrar cada tramo de ese lugar,,,y, con toda esa paz que me regaló ese sitio me prometí volver para terminar con calma lo que el tiempo y un poco de agotamiento me privó de disfrutar.. yo sé que volveré...

Empezamos el camino de retorno...trataba de fijarme en cosas o detalles que quizá habrían pasado desapercibidas al inicio... noté que ese desorden pétreo había sido hecho por un desdeñado fin... --recordé las notas del padre Avila, el extirpador de idolatrías y su infame tarea-- ..repasé el camino y su cuidadoso trazo...ví desaparecer el nevado y las cascadas,,, de pronto oímos un único y tremendo trueno que remeció mis entrañas,,, detuvimos instantáneamente la marcha... aguardando otra señal del tremendo poder que hay en los cielos y que retumba la granítica solidez de las montañas y, nosotros, hombres de carne y hueso, recibimos también esos signos que nos recuerdan la fragilidad de toda creación en el Universo y que la más insigne prueba de existencia, tiene su propio lugar y su tiempo pero a la vez, un indescifrable y eterno propósito....
(continuará...)