Loading...

[Recuerdos en algún futuro]

jueves, agosto 26, 2004

El Gran Dictador

Ayer concluyó con mucho éxito el ciclo de películas en homenaje a Charles Chaplin que tuvo a bien programar el Instituto Cultural Peruano-Norteamericano sede Lima.

Fueron 4 proyecciones gratuitas y ahora todo hace preveer que serán incluídas en la próxima programación del ICPNA de Miraflores.

A lo largo de estas 4 semanas notaba que la alfuencia de gente era cada vez mayor, sobre todo fué notorio ver familias compuestas por personas de edades diversas , desde niñ@s hasta abuel@s.

Entre la evidente heterogeneidad de asistentes hubo sin embargo un denominador común que se liberaba una vez que empezaba la función,,, las risas sostenidas y los rostros llenos de alegría iluminaban la penumbra de ese pequeño auditorio, convertido en un cinematógrafo dónde se proyectaba la vida misma, confabulada entre alegrías, penas, ternura e inocencia gracias a la visión y genialidad del inmortal Charlot.

La película de ayer, de tan sólo 74 minutos de duración fue realizada en 1,940, producción lejana en el tiempo pero muy cercana en cuánto a ese múltiple mensaje de compartir una risa sana.

Durante la Primera Guerra Mundial, un torpe barbero convertido en soldado pierde la memoria. Después de pasar años en el hospital, sale para retomar su oficio en una peluquería de un ghetto judío pero, los tiempos han cambiado y el dictador Adenoid Hynkel (la parodia es obvia), físicamente idéntico al barbero, extiende su poder sobre el país y comienza la segregación de la población judía.

Skin Heads ! Achtung !!

Sin embargo, cuando el barbero es confundido con el dictador, llega la oportunidad única de ofrecer al mundo entero un mensaje de Paz.... esta es la genialidad de Chaplin, de intercambiar el blanco y negro a su antojo. Siempre pensé que la restricción del color a esa dualidad contrastable no pudo haber sido mejor....

El Gran Dictador posee la solidez de un humor irresistible para toda edad y condición social pero, también se inflama de indignación contra el fascismo.... Este clásico es una mordaz sátira cómica sobre un mundo que ha enloquecido y su vigencia está más allá de la coyuntura histórica porque fácilmente podemos extrapolar su mensaje hasta nuestros días....
La próxima vez iré de nuevo pero esta vez llevaré a mis viejitos..

No hay comentarios.: