Loading...

[Recuerdos en algún futuro]

jueves, julio 22, 2004

The day after tomorrow

La película cumplió su objetivo principal: entretener..... La sucesión de efectos especiales nos van llenando de sensaciones que casi no dejan espacio para la obligada reflexión del tema de fondo: El calentamiento global o efecto invernadero que es producido por todo ese CO2 que vertimos en nuestra atmósfera y, para ayudar a precisar algo que es común confundir, eso no es lo mismo que el agujero de ozono.

Todo ese deshielo que se ve en la primera parte del film tuvo su paralelo en la vida real entre Enero y Marzo del 2002 con la desaparición de la barrera de hielo conocida como Larsen B, cuya desintegración en la Antártica significó la perdida de 3,250 km2 de esa barrera gélida de 12,000 años de antiguedad.

La zona norte de la plataforma Larsen B, que se hallaba en la Península Antártica, por esas fechas se desintegró con tan aterradora rapidez que desbarató las teorías mantenidas hasta el momento sobre la manera en que se derriten los hielos polares.

Las imágenes por satélite que se reciben en el National Snow and Ice Data Center (http://nsidc.org/) , organismo dependiente de la Universidad de Colorado (EE.UU), descubrió cómo la enorme masa de hielo empezó a quebrarse y terminó hundiéndose, reapareciendo en forma de miles de icebergs que acabaron a la deriva en el mar de Weddell.

Información tomada de www.barrabes.com

Las plataformas de hielo antártico son enormes masas de hielo flotantes, pero unidas al continente y alimentadas por las lenguas glaciares. La Larsen B tenía un grosor de unos 220 metros, unos 3,250 km2. de extensión (del tamaño de la provincia de Lima) , 720.000 millones de toneladas de hielo y 12.000 años de antigüedad. (llevaba allí desde el final de la última glaciación). El conjunto se encuentra en la Península Antártica, al este del Continente, y había sufrido importantes desprendimientos de hielo durante los últimos treinta años, pero ninguno tan enorme y, sobre todo, tan rápido como éste.

Esta zona de la Antártida está siendo particularmente afectada por el calentamiento del planeta, y sufre un aumento de temperatura de 0,5 º cada diez años, desde los años cuarenta. La hipótesis que se maneja es, debido al calentamiento global se generan bolsas de agua de fusión en la superficie helada que, al penetrar por las fisuras del hielo  se expanden al congelarse rompiendo el hielo original.

El desprendimiento en la plataforma Larsen B, ocurrió tras un verano excepcionalmente largo y cálido, con gran deshielo. Si se probase cierta, habría que temer por la llamada Plataforma Larsen C, en la misma zona, y donde yq se han observado estas bolsas de agua de fusión. Pero la Península Antártica no sería el problema más serio. El verdadero temor vendría de la Plataforma de Hielo del Mar de Ross. Esta es, sin duda, la plataforma más grande de la Antártida, está alimentada por un gran número de glaciares que se vierten procedentes de la Capa de Hielo que cubre el Oeste Antartico. La plataforma de Ross comenzaría a sufrir el mismo proceso de fusión con muy pocos grados más y, para hacernos una idea: si el hielo que la forma se derritiera, los mares de todo el planeta subirían de nivel ¡5 metros!.

Por si esto no asusta lo suficiente, conviene destacar lo que ocurriría (ya está ocurriendo) si las plataformas de hielo costero se siguen derritiendo. Aunque el hielo que contienen no afecte demasiado al nivel general del mar, las plataformas actúan como freno de los glaciares interiores del continente. Si la plataforma desaparece, los glaciares aunmentarán su velocidad de movimiento, y se derretirán más deprisa porque no habrá nada entre ellos y las aguas del mar, mucho más cálidas. Ese proceso no tendría vuelta atrás y sus consecuencias sí podrían ser muy graves... quién sabe si la película exageró o no,,, lo cierto es que el frágil equilibrio de nuestro ecosistema es responsabilidad nuestra.



No hay comentarios.: