Loading...

[Recuerdos en algún futuro]

martes, enero 20, 2004

Acerca del Individuo...

Un comentario acerca de las blogosferas peruanas me condujo a esto....

Por esa pasión despertada al incidir en la importancia de ser auténticos, aquello me llevó a recordar algunos célebres filósofos. Entre muchos, elegí la interpretación (¿ habrá alguna correcta?) del pensamiento de Nietzche.

La propuesta de este polémico hombre sigue vigente porque su enfoque nos impulsa al apasionado ejercicio de la primera libertad: El Libre Pensamiento. La dialéctica de su obra nos mueve entre extremos hacia un péndulo de provocadoras y controversiales aseveraciones... queda en cada uno de nosotros elegir, de entre ese laberinto, qué acertijos descifraremos entre líneas.

Como Protestante, es lógica su feroz crítica al cristianismo. Si revisamos la Historia, encontraremos un sín número de razones que expliquen esa posición.

Recordemos sino que en el año 325 D.C. , cuando Constantino promulgó el Edicto de Tolerancia que puso fin a la persecucion cristiana y ellos pasaron de perseguidos a ser parte de la misma opresora maquinaria... las Cruzadas, el Cisma de Oriente y Occidente, la Reforma, la segregación judía en los Ghettos ó el Pacto de Letrán son algunas de las lecciones que legitimizarían, tarde o temprano, su cuestionamiento moral.

Nietzche no elimina a Dios ni a la libertad; en "El Anticristo", de algún modo se purifica empujándonos a retar nuestro pensamiento por encima de lo literal y enfrentarnos a su argumentación proponiéndonos ir "Mas alla del Bien y del Mal"... sólo así se puede ser justo.

Ensayó esto:
<<..En la antiguedad un dios no estaba por sobre otro ni adorarlo era blasfemia. De ese modo, la imaginacion concibió la existencia de Individuos y la posibilidad de respetar sus derechos inalienables...>

Creo que él tenia sobradas razones para enfrentarse a todo aquello que conduciera al ser humano a formas de pensamiento "narcotizantes".

Huelga decir que Nietzche era una de las mentes más brillantes de finales del S XIX , y quizás el filósofo más trascendental en cuanto a la fascinación que le dispensaba la condición humana. Yo, obviamente por la conciencia de mis limitaciones, me obligo a finalizar mi monótona contribución con unas líneas de su autoria, ya que el supo resumir espléndidamente lo que yo vanamente he intentado explicar --mediocramente-- en líneas anteriores:

<<...El valor de algunos Hombres y Libros descansa en la capacidad de obligar a cada uno a expresar lo más íntimo. Son recursos para hacer hablar a los mudos. Algunos hechos y crudas verdades que aparentan ser sólo acreedoras a la maldicion de las gentes, tienen también ese valor y ese fin útil...>

A unos años del centenario de su nacimiento, quién sabe en que lugar siga aún deambulando con su atribulada soledad del Ser pero también esta aquí entre nosotros, disfrutando maliciosamente satisfecho, su permanencia en nuestras mentes, trayéndonos con el eco de su "Ecce-Homo" un protector manto de "locura"... al menos eso dice la historia, que se volvio demente a los 45 años...Yo creo que lo fué siempre.