Loading...

[Recuerdos en algún futuro]

martes, marzo 16, 2004

La Pasión de Cristo...según Mel Gibson

Llegó este comentario a mi correo y decidí "postearlo".... será una especie de "reference point" para cuando vea la película... a propósito me he contenido de adquirirla a mi caserito de películas VCD porque este film, amerita verlo primero en la pantalla grande... y es que no hay nada como el formato de cine...

Esta no es una película que le va a 'gustar' a todos. No creo que sea una película que será la 'favorita' de nadie. Ciertamente no 'entretiene'. Ni siquiera queda la sensación de que has visto una película. Lo que es, es una experiencia, en un nivel de emociones apenas comprensibles. Cada porción de la preconcepción humana o predisposición es totalmente falsa. Nadie va a comer palomitas durante la película. Algunos a lo mejor no van a poder comer durante días después de verla. Yo, la verdad, quería vomitar. Así de duro pega.

Puedo entender por qué algunas gentes están preocupadas sobre cómo la película retrata a los Judíos. Deberían estar preocupados. No, no es anti-Semita. Lo que es es conmocionante. No hay 'ganadores'. Nadie sale apareciendo como 'el bueno' - excepto Jesús. Aún su madre duda.

Como se ha dicho, los líderes Judíos de los tiempos de Jesús hacen lo que muchos de nosotros hubiéramos hecho - de hecho, hacemos. Protegían su 'lugar y posición' - su sentido de seguridad y confianza, y la satisfacción de su 'rectitud'. Pero todos fallan. Caifás juzga. Pedro niega. Judas traiciona. Simón de Cirene evita enfrentarse. Marcos huye. Poncio Pilatos se equivoca. La multitud se burla. Los soldados se ríen. El centurión obedece sus órdenes. Y mientras Jesús los acaricia con su mirada, ellos aún así le dan la espalda. Judíos, Romanos, los amigos de Jesús - todos fallan.

Todos, excepto el Personaje Principal. El cielo derrama una sola poderosa lágrima - y mientras la sangre y el agua brotaban de Su costado, la autocomplacencia de toda la creación es eternamente despedazada.

La película te atrapa en los primeros cinco segundos, y ya no te suelta. La brutalidad, la humillación, la sangre derramada son casi inconcebibles - y aún así probablemente no lleguen tan lejos como en la realidad. Los azotes parecen nunca acabar, y a cada uno sientes morirte de vergüenza, no importa qué tan duros o de acero sean tus nervios. Aún
los que han estado en combate o en prisión tendrán estos sentimientos. Porque este Hombre no era un conscripto. Fué voluntariamente, doblegando su Naturaleza por todos. Una cosa es que un soldado muera durante el cumplimiento de su deber para con su nación. Pero este no es un Hombre común. Este es el Rey del Universo. La idea que alguien pudiera pasar por este tipo de castigo es impensable - pero este Hombre era inocente, completamente Santo - pagando el precio por los demás.

Lo que Gibson hizo fue hacer uso de sus habilidades para retratar el momento más dramático del evento, más dramático desde el comienzo de los tiempos. No hay escapatoria. Es un golpe a las entrañas que te pone en escena, y no te levantas. Eres confrontado por el horror de lo que fue hecho - de lo que tuvo que ser hecho - y de su por qué. Estuve pidiendo
perdón durante toda la película.

Lo que han oído sobre cómo han reaccionado quienes ya la vieron es verdad. No hubo ni un sonido al acabar la película. Ni un solo ruido. Nadie se levantó. El único sonido que se podía escuchar eran los sollozos.
En todos mis años de vida pública, nunca había oído nada como eso.

Yo le había dicho a muchos que Gibson dijo que haría otras tomas en el final para incluir un poco más de 'esperanza' durante la Resurrección. No es verdad. La escena de la resurrección es quizás la más corta de toda la película - y aún así impacta de una manera que no se podría cuantificar. Es perfecta. No hay manera de negociar el significado de ese
hecho. Simplemente te deja cuestionándote, 'Y ahora, ¿qué vas a hacer?'

Dejaré los detalles para ustedes, con la esperanza de que verán la película - pero nada de lo que he dicho los defraudará, y tenía que decirlo. Viene del final de las tentaciones de Jesús en el desierto - donde la Biblia dice que Satanás le dejó 'hasta un momento más oportuno'.
Supongo que Satanás nunca se rindió de tentar a Jesús, pero este filme captura con más que palabras el momento más oportuno. En cada paso durante toda esa jornada, Satanás está al lado de Jesús - rogándole que renuncie, razonando con él, el por qué darse por vencido, seduciéndolo para que se rinda.
Por primera vez te das una idea más real del sentido de maldad que rodeó a Jesús - estando siempre ahí a la mano. El castigo físico es implacable - pero el sentido de tortura sicológica es aún más abrasador. Debió haber renunciado. Debió haber abierto Su boca. Debió haber llamado a 10,000 ángeles. Nadie lo hubiera culpado. Lo que merecemos es obvio.

Pero no pudo hacerlo. Él no lo hubiera hecho nunca. No lo hizo, Él no hace eso. No fue ni es Su carácter. Fue obediente, hasta la cruz - y sientes el verdadero significado de esa frase en un lugar donde el corazón humano regularmente no se atreve a ir. Entiendes que somos llamados a ese nivel de obediencia. Con la humanidad de Jesús expuesta a ese grado,
entiendes que no tienes excusa. No hay lugar dónde esconderse.

La verdad es esta: ¿Es solo una 'película'? En cierta forma, sí. Pero va mucho más allá, en una forma que nunca he sentido - en ningún rubro.

Podemos pensar que 'sabemos'. No sabemos nada. Hemos vivido 2,000 años, acostumbrados a esta idea de la historia bonita, de un Cristo sensato. Esperamos el final de la historia, porque la hemos oído tantas veces. Dios nos perdona. Esta película borra todo eso. Está tan cerca como lo que cualquiera de nosotros pueda conocer, hasta que finalmente
conozcamos. Pablo entendió. 'Que estés a tiempo y fuera de tiempo'.

Lucas escribió que Jesús se revela a sí mismo en el partimiento del pan. Exactamente. 'The Passion Of The Christ' muestra ese Pan siendo partido.

Vean la película.

Comentario de Jody Dean, corresponsal de CBS en Dallas/Ft. Worth.


No estoy seguro si lo que menciona este corresponsal, Jody Dean, vaya de la mano con una motivación o intencionalidad honesta, de compromiso con la verdad,,eso me lo reservaré porque escapa, por ahora, a mi conocimiento pero, no descarto que sea una de esas estrategias marketeras maquiavélicamente planificadas para favorecer a los distribuidores y productores de la industria cinematográfica--eso que dice "que ya sabía lo que venía" traiciona o delata una premeditación-- . Mi pesimismo en este punto es porque, lamentablemente, estamos asistiendo y viendo como en otras culturas y en la nuestra "TODO VALE" con tal de hacer negocio o "ser ganadores" sin importar las consecuencias.

De todas maneras, el comentario tiene varios puntos que si considero rescatables y, el principal, es el hecho que con el tiempo interpreté que Jesús no murió en la cruz y que la resurrección es una figura que nos da la oportunidad de corregir ese error, es otra oportunidad para nuestra Humanidad de enmendar nuestros caminos cosa que en + de 2000 años aún no hemos aprendido y por lo tanto, seguimos perpetuando ese hecho... martirizando al Hijo de Dios que fué hecho a imagen y semejanza del Hombre y/o viceversa ... lo que debemos aplicar a la realidad es que, con cada acto de injusticia que cometemos contra un Ser Humano, con cada herida que hacemos a otra persona, que todo ese daño que realizamos día a día o, por contrapartida, todo el bien que dejamos de hacer, estamos sumándonos a esa injusticia de repetir el mismo martirio que, en este caso, la doctrina Católica trató de convertir en paradigma, que somos nosotros quienes hacemos daño a otras personas y que el día que aprendamos a ponernos por encima de toda esa maldad que nos rodea y demos a cambio, espacio para el bien allí es dónde Jesús resucita en nuestros corazones.

Mientras tanto, a diario, seguiremos viendo como la Humanidad repite esta trágica pasión de Cristo alternando roles con nuestros semejantes....

Esperaré a ver la película y seguiremos discutiendo el tema que se pondrá muy bueno... y claro, ya adivino las declaraciones del mojigato de Cipriani y toda la intolerancia de la institución eclesiástica que ahora está infiltrada por el Opus Dei.

No hay comentarios.: